Entendiendo la Obesidad Severa

PDF Versión

Se estima que más de ocho millones de estadounidenses están afectados por obesidad severa. La obesidad severa es una enfermedad crónica caracterizada por un individuo que pesa más de 100 libras de su peso ideal, o que tiene un índice de masa corporal (IMC; BMI en inglés) de 40 o más.

¿Cuál es la diferencia entre obesidad y obesidad severa?
La obesidad es una epidemia seria de salud que afecta a uno de cada tres estadounidenses. Se estima que más de 93 millones de estadounidenses están afectados por obesidad, y se anticipa que ese número llegará a 120 millones en los próximos cinco años. La obesidad es una enfermedad crónica caracterizada por exceso de grasa corporal o un IMC de 30 o más. La obesidad aumenta el riesgo de ciertas enfermedades y otros problemas de salud.

La obesidad severa es caracterizada por un individuo que tiene un IMC de más de 40. También tiene una mayor correlación con trastornos y enfermedades tales como como diabetes, hipertensión y otras.

Cómo Medir la Obesidad Severa
La mayoría de las veces la obesidad severa se calcula usando el IMC. El IMC se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por su altura en metros. Los individuos con un IMC de 40 o más se consideran afectados por obesidad severa. Para calcular su IMC, vea la página 13.

El IMC no se usa para determinar el porcentaje de grasa corporal de una persona, pero es un buen indicador para categorizar el peso en términos de qué es saludable y qué no.

¿Cuáles son los riesgos asociados a la obesidad severa?
La obesidad severa está asociada a muchas enfermedades y problemas de salud. Estas enfermedades y condiciones médicas tienen un impacto negativo en la calidad de vida de un individuo con obesidad severa.

El término “enfermedades y problemas de salud asociados a la obesidad” se refiere a enfermedades que están relacionadas con la obesidad o que sufren un impacto negativo a causa de la obesidad.

Las enfermedades y problemas de salud asociados a la obesidad más prevalentes incluyen:

      • Hipertensión
      • Colesterol alto
      • Diabetes tipo 2
      • Enfermedades cardíacas
      • Derrames cerebrales
      • Enfermedad de vesícula
      • Osteoartritis
      • Apnea del sueño y problemas respiratorios
      • Algunos cánceres (endometrial, mama y colon)
      • Enfermedad hepática
      • Insuficiencia venosa
      • Reflujo ácido
      • Irregularidades menstruales e infertilidad

Las personas afectadas por obesidad severa deben hablar con un profesional de salud sobre las enfermedades y problemas de salud asociados a la obesidad en esta lista. Mientras más temprano se detecten estas enfermedades, más fácil es mantenerlas bajo control con la ayuda de un profesional de salud.

Para saber más sobre enfermedades y problemas de salud asociados a la obesidad, por favor visite la sección de “Enfermedades Asociadas” en el sitio de Internet de OAC.

Causas de la Obesidad Severa
La obesidad severa no es simplemente el resultado de comer demasiado. Es una enfermedad crónica seria que se debe prevenir y tratar. Las causas de la obesidad severa son amplias, pero hay tres factores contribuyentes principales: conducta, medioambiente y genética.

Conducta
Con el ritmo acelerado de vida de la actualidad, es fácil adoptar conductas poco saludables. La conducta, en el caso de la obesidad severa, se refiere a opciones de comida, nivel de actividad física y esfuerzo para mantener una buena salud.

En promedio, los estadounidenses actualmente están consumiendo más calorías que en las últimas décadas. El aumento en el consumo de calorías también ha reducido el consumo de los nutrientes que se necesitan para una dieta saludable. Este problema de conducta también está relacionado al aumento en las porciones de comida en el hogar y los restaurantes.

Los estadounidenses están consumiendo más calorías, y no las están quemando con suficiente actividad física. La actividad física es un elemento importante en la modificación y adaptación de conductas. La influencia de la televisión, las computadoras y otras tecnologías desalienta la actividad física y agrava el problema de la obesidad en nuestra sociedad.

Medioambiente
El medioambiente juega un rol esencial en los hábitos y el estilo de vida de una persona. Hay muchas influencias ambientales que pueden tener un impacto en sus decisiones de salud. La sociedad de hoy ha generado un estilo de vida más sedentario. En lugar de caminar se manejan autos, la actividad física básica ha sido reemplazada por la tecnología, y la nutrición ha sido sobrepasada por las comidas rápidas y convenientes.

Genética
La ciencia demuestra que la genética juega un rol en la obesidad. Los genes pueden causar ciertos trastornos que resultan en obesidad. Sin embargo, no todas las personas con predisposición a la obesidad tendrán obesidad. Actualmente se está investigando cuáles son los genes que más contribuyen a la obesidad.

¿Cuáles son los efectos sociales de la obesidad severa?
Las personas afectadas por obesidad enfrentan obstáculos mucho más allá de los riesgos de salud. El sufrimiento emocional puede ser una de las partes más dolorosas de la obesidad severa. La sociedad generalmente enfatiza la importancia de la apariencia física. Como resultado de ello, la gente con obesidad generalmente enfrenta prejuicios o discriminación.

Consecuencias en el trabajo
A causa del estigma negativo asociado a la obesidad, los empleados con obesidad generalmente son vistos por sus compañeros de trabajo y empleadores como perezosos, menos competentes y sin autodisciplina. Muchas veces las actitudes discriminatorias pueden tener un impacto negativo en los salarios, las promociones y el estatus de empleo de los empleados con obesidad.

En ámbitos de salud
Las actitudes negativas sobre los pacientes con obesidad también existen en el ámbito de la salud. Estos pacientes generalmente se rehúsan a buscar atención médica, pueden ser más propensos a postergar servicios preventivos de salud importantes y tienden a cancelar citas médicas más frecuentemente. Postergar la atención médica puede llevar al diagnóstico o tratamiento tardío de enfermedades relacionadas a la obesidad, incluyendo diabetes y enfermedades cardiovasculares, que consecuentemente se vuelven más perjudiciales.

Los efectos de esta discriminación pueden tener un impacto serio en la calidad de vida de una persona y sólo intensifican más el estigma negativo asociado a la obesidad.

Tratamiento para la Obesidad Severa
(*Nota: Por favor consulte con un profesional de salud antes de empezar cualquier tratamiento)

Porque los riesgos de salud asociados a la obesidad severa pueden ser fatales, hay tratamientos disponibles que incluyen programas clínicos como adelgazamiento con control médico, cirugía bariátrica y otras opciones.

Control Médico del Peso
El control médico del peso es provisto por un médico especializado en obesidad en un ámbito de salud. Otros profesionales de salud tales como enfermeros, dietistas registrados y psicólogos también pueden ser parte del programa. Generalmente estos programas ofrecen servicios de consejos de nutrición, actividad física y terapia de conducta. Con frecuencia también se incorporan programas de reemplazo total de comidas y/o el uso de medicamentos aprobados por la FDA para el tratamiento de la obesidad.

Medicamentos (Farmacoterapia)
Actualmente hay cuatro medicamentos aprobados por la FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos) para el control del peso en casos crónicos: Productos con fentermina (Adipex-P® o Suprenza®), orlistato (Xenical®, alli®), lorcaserina HCI (BELVIQ®), y fentermina y topiramato ER (Qsymia®). BELVIQ® y Qsymia® son los últimos medicamentos aprobados por la FDA. Todos estos medicamentos se deben usar en combinación con una dieta baja en calorías, actividad física y cambios de conducta. Como con todas las terapias, los métodos de adelgazamiento con control médico se deben encarar con un plan centrado de tratamiento.

Además, algunos médicos también pueden usar medicamentos que son tradicionalmente recetados para otros trastornos/enfermedades para el tratamiento de la obesidad severa.

Para mayor información sobre adelgazamiento con control médico, por favor visite la sección de “Tratamientos para la Obesidad” en el sitio Web de OAC.

Cirugía Bariátrica
Si usted tiene un IMC de más de 40 o si su IMC es de 35 o más y tiene una enfermedad asociada a la obesidad como diabetes o hipertensión, puede considerar una cirugía bariátrica (también llamada cirugía de adelgazamiento). Aún después de una cirugía bariátrica, las personas tienen que modificar algunos hábitos de vida, ajustar su dieta y aumentar su actividad física. Es importante que hable con su médico para determinar si la cirugía es la mejor opción para usted.

Actualmente los cuatro procedimientos de cirugía bariátrica más comúnmente usados son:

      • Bypass Gástrico en Y de Roux
      • Banda Gástrica Ajustable por Laparoscopía
      • Gastrectomía en Manga Laparoscópica
      • División Bilio-pancreática con Interrupción Duodenal

Al considerar cirugía bariátrica, usted debe medir el riesgo personal de estar afectado por obesidad severa contra el riesgo y las complicaciones potenciales de la cirugía. Esta opción de tratamiento es una herramienta que usará continuamente para bajar de peso. Para mantener una vida sana y de calidad se necesita hacer cambios físicos, psicológicos y de conducta. Adelgazar de forma continua y positiva depende de su deseo y dedicación para cambiar su estilo de vida con un enfoque positivo.

Si usted es candidato para una cirugía bariátrica, es probable que sea derivado para una evaluación y consulta con un psicólogo. Aunque pueda resultarle sorprendente, esto se ha convertido en una parte rutinaria de su preparación para la cirugía. Su seguimiento post-operatorio estará a cargo de un equipo de profesionales y cada uno de ellos, incluyendo un dietista, un fisioterapeuta y un psicólogo, deberá familiarizarse más con usted y sus necesidades y situación individual.

Para aprender más sobre la cirugía bariátrica, por favor vea la sección de “Tratamientos para la Obesidad” en el sitio Web de OAC.

Opciones Adicionales de Tratamiento
Además de la cirugía bariátrica y el adelgazamiento con control médico, las siguientes terapias también se usan para tratar la obesidad severa.

Cambio de conducta
La conducta juega un rol significativo en la obesidad severa. Modificar las conductas que han contribuido a desarrollar la obesidad es una forma de tratar la enfermedad, independientemente o en combinación con otros tratamientos. Algunos cambios de conducta sugeridos incluyen: modificar hábitos de comida, realizar más actividad física, educarse sobre el cuerpo y cómo nutrirlo apropiadamente, participar de un grupo de apoyo o actividad extracurricular y establecer metas de peso que sean realistas.

Actividad Física
Aumentar o iniciar un programa de actividad física es un aspecto importante en el control de la obesidad severa. La actividad física de rutina puede tener un gran impacto en su salud. Establezca metas realísticas y asegúrese de consultar con su médico antes de empezar cualquier programa de ejercicio.

Programas de Adelgazamiento No Clínicos
Participar en programas de adelgazamiento no clínicos es otra forma de tratamiento para la obesidad. Algunos programas pueden ser operados comercialmente, como las cadenas privadas de adelgazamiento. Otras formas de participación en programas de adelgazamiento no-clínicos incluyen libros, sitios de Internet, consejeros y grupos de apoyo.

El éxito de cualquier opción de tratamiento para bajar de peso depende de su continuidad con el método de adelgazamiento elegido para mejorar su calidad de vida.

Obtener Acceso a Tratamiento con su Proveedor de su Seguro
Las personas afectadas por obesidad severa dependen del proveedor de su seguro médico para ayudarles en el proceso de acceder a tratamientos médicos efectivos y seguros. Muchas veces les resulta difícil trabajar con los proveedores de su seguro, a veces recibiendo repetidos rechazos a sus pedidos. Además, muchas veces el proceso parece complicado, y física y emocionalmente agotador.

OAC diseñó un recurso titulado Trabajando con el Proveedor de su Seguro: Guía para Cirugía de Adelgazamiento, con el objeto de darles a las personas el conocimiento que necesitan para trabajar efectivamente con los proveedores de su seguro y obtener acceso a tratamientos seguros y efectivos. Si bien está diseñado para ayudar a las personas que buscan cirugía para bajar de peso, la información y guía en este folleto es útil para quienes buscan rembolso del seguro para otros tratamientos médicos.

Para ver este folleto, visite la sección de “Recursos Educativos” en el sitio Web de OAC.

Sobre OAC
La Coalición de Acción Contra la Obesidad (OAC) es una organización nacional sin fines de lucro 501(c)(3) de cerca de 50,000 miembros dedicada a darle voz a las personas afectadas por la enfermedad de la obesidad y ayudarlas en su esfuerzo para mejorar su salud a través de educación, representación y apoyo. Nuestras metas son crear concientización y mejorar el acceso a la prevención y el tratamiento de la obesidad, proveer educación basada en evidencia sobre la obesidad y sus tratamientos, luchar para eliminar el prejuicio y la discriminación, elevar la conversación sobre el peso y su impacto en la salud y ofrecer una comunidad de apoyo al individuo afectado.



© 2014 Obesity Action Coalition 4511 North Himes Avenue • Suite 250 • Tampa, Florida 33614 • (800) 717-3117